lunes, 30 de junio de 2014

NEURO, PSICO Y OTROS MARKETING

La idea de este blog surgió en un debate de #MarketerosNocturnos. Mantenía una discusión (en el segundo sentido de la definición de la RAE) con @ignacio_conejo y  @nativodelmundo sobre neuromarketing y psicología aplicada al marketing. Manuel Alejandro apuntaba que no existe la especialidad de psicología del comportamiento al consumidor. Es así, existe la asignatura de psicosociología del consumo y también la de psicología del comportamiento económico, pero no como especialidad académica (al nivel de psicología social, de la educación, clínica o de las organizaciones).

Sin embargo, el comportamiento del consumidor se ve influido por numerosos aspectos de la psicología que  muchos se confunden con otras cosas porque la mayoría de los psicólogos se dedican a otros campos y la mayoría de los marketeros proceden de estudios económicos.
En las comunicaciones de marketing y en los procesos de decisión influyen aspecto de  la psicología del aprendizaje (condicionado fundamentalmente pero también el vicario cuando las estrellas usan algo y nosotros las imitamos). La cognición y sus múltiples aspectos (actitudes que influyen en el procesamiento y la atención por ejemplo) es clave.  La psicología de los grupos, la influencia, la comparación social, la conformidad social… También claro las neurociencias, pero de una manera tan compleja que cualquier simplificación se acerca mucho a la hechicería para explicar las enfermedades.

Así que decidí comenzar este blog, de psicología y marketing, en el que intentaremos encontrar los puntos comunes, las zonas de influencia de una ciencia social en otra. Como me ocurre casi siempre tengo más preguntas que respuestas. Pero a veces las preguntas correctas dicen muchos más que las respuestas erróneas.

Por ejemplo, ¿Existe un mecanismo mental que lleva a la compra? No tengo una respuesta clara. Creo que no, que existen cientos interconectados y que cada persona (que es una combinación de experiencias, conexiones neuronales, estados de ánimo, influencias grupales, educación singular, procesos de aprendizaje distintos y situaciones particulares) reacciona de una manera. ¿Quiere eso decir que es inútil buscar explicaciones y aspectos comunes que aprovechar en las actuaciones de marketing? Evidentemente hay aspectos comunes (procesos psicológicos, factores culturales y sociales y muchas otras cosas que iremos desgranando) que permiten decir que no. 


Si ustedes quieren soluciones sencillas y respuestas concluyentes hay chamanes y maestros de la demagogia suficientes para satisfacer todas las necesidades. Yo no tengo soluciones sencillas ni respuestas demoledoras. Tengo una pequeña linterna para mostrar algunas butacas libres y sentarnos a ver esta apasionante película. Poco más. Espero que sea suficiente para algunos de ustedes.